Autor Tema: LECTURA DEL MES - ABRIL  (Leído 597 veces)

AdminMiradaGlobal

  • Administrador
  • Novato
  • *****
  • Mensajes: 6
    • Ver Perfil
LECTURA DEL MES - ABRIL
« en: 12 de Mayo de 2018, 08:52:54 pm »
LA CIUDAD Y LOS PERROS

“La Ciudad y los Perros” está considerada como una de las más importantes novelas del nobel Vargas Llosa. En nuestra lectura, hemos tenido la sensación de que la obra constaba de dos partes, siendo el punto de división la muerte del cadete Arana. 

Nos ha costado conectar con la historia. El autor hace uso del flashback, lo que le obliga a fijar las señales (no decimos que no las haya) que permitan al lector seguir la trama para comprenderla en su conjunto y alcanzar el mensaje que se quiere transmitir, debiendo además de utilizarse con un propósito, y ni en el caso del tema, la acción o el mensaje creemos que aquí aporte más este recurso que en una narración lineal. No podemos saber si la intención es estilística, nuestra dificultad se produce al no lograr mantener la atención pues no encontrábamos interés en la historia: la falta de profundización en personajes convencionales en exceso y de emoción en forma y fondo nos lo impedía. Parecía que de la experiencia del autor tuviera que nacer una novela y no al contrario, y por ello las ideas debían encontrar un encaje, forzando el conjunto. Como resultado, da impresión de artificialidad, sin vida, parece que simplemente nos informa.

Entonces muere Arana. El lector sospecha que ha sido un asesinato. Esperamos que la obra mejore, y mejora un poco. Hasta ahora nos han hablado de amores de infancia y adolescencia y de la rutina en un colegio militar, y no sabemos si el libro trata de eso, de los barrios Lima, del Perú, o de todo ello.

Por último, una reflexión sobre qué transmite esta historia donde no hay héroes, pues Alberto no lo es, Jaguar no lo es, el esclavo no lo es y Gamboa no lo es, ninguno cuenta con la simpatía del lector. El Perú de los 50 era una sociedad machista, clasista, pobre e injusta. Hay un grupo de muchachos en una escuela militar, donde hay dos jerarquías, pues también la hay entre los cadetes. Rige, bajo las apariencias, la brutal Ley de la Selva, y en este entorno cruel no hay lugar para auténticos sentimientos humanos, tan solo para un asomo de ellos; todos se maltratan entre sí. El carpetazo al asesinato del esclavo nos demuestra que es un sistema que sí funciona, pero es un sistema malvado.

Nada más. La novela sabe a poco.

Así es la vida en una academia militar, así debe ser pues no olvidemos que forman soldados. En ese ambiente pueden ocurrir sucesos como el que se narra, nadie es del todo bueno ni se mantiene en su sitio hasta el final asumiendo las consecuencias, todos miran por su interés escudándose tras la defensa de la patria o el ejército, hay corrupción e injusticia y las leyes se aplican de arriba abajo y no al contrario.

Todo esto ya lo sabíamos, y podemos encontrarlo en otras novelas que sí nos gustaron, no encontramos originalidad; quizá escrita de otra forma nos lograse entusiasmar.