Mensajes recientes

Páginas: [1]
1
CLUB DE LECTURA / LECTURA DEL MES - MAYO
« Último mensaje por AdminMiradaGlobal en 31 de Mayo de 2018, 07:05:38 pm »
James Salter y “Todo lo que Hay”

El escritor norteamericano James Salter publicó “Todo lo que hay” en 2013, siendo esta su última y primera novela en treinta y cinco años, y un acontecimiento literario en Estados Unidos.

“No hay hombre que -si es honesto consigo mismo- pueda evitar el sentir envidia ante la biografía de Salter», apuntó John Irving, de cuya sincera admiración no cabe duda, y que no es más que uno de la larguísima lista de escritores que ha mostrado públicamente y sin ambages esta opinión, un reconocimiento tardío.

El camino para Salter estuvo sembrado de escollos. Nacido en 1925 en NY, se graduó en West Point al final de la II Guerra Mundial, y luchó en Corea como piloto de combate. Alcanzó el grado de Mayor y, con su vida ordenada, sucumbió a su necesidad de escribir y abandonó el ejército. Su primera novela fue masacrada por la crítica (algo que no le importó) y se vio en el largo sendero de miserias que, a unos pocos elegidos, conduce a la gloria literaria. Hizo un poco de todo para sobrevivir, incluyendo trabajar para la industria del cine, de lo que no se enorgullecía. Y siguió escribiendo novelas, cuentos, e incluso una autobiografía. Y, tras treinta y cinco años, este hombre de gran vitalidad, escritor secreto, completó su último libro.

“Todo lo que Hay” es su obra cumbre, y es la historia de Philip Bowman, su protagonista. Bowman participa como oficial naval en la Segunda Guerra Mundial y, cuando regresa a casa, comienza a trabajar como editor en una pequeña editorial. La trama es muy norteamericana, e inconfundiblemente salteriana: teniendo como fondo las décadas doradas tras la guerra y el mundillo literario de Nueva York, el autor nos cuenta la vida de Bowman. Y en la vida de Bowman, que no siente entusiasmo por su trabajo, hay un eje central que Salter deja que veamos entre brumas, y no sabríamos decir si Bowman lo vive de manera inconsciente, si es su estado natural: la búsqueda del amor, la necesidad de encontrarlo.

Hemos disfrutado con la lectura, la lista de elogios es interminable y no la vamos a reproducir aquí, sólo apuntar que la historia de Bowman deja huella y que “Todo lo que Hay” tiene el sabor de lo perdurable.
2
CLUB DE LECTURA / LECTURA DEL MES - ABRIL
« Último mensaje por AdminMiradaGlobal en 12 de Mayo de 2018, 08:52:54 pm »
LA CIUDAD Y LOS PERROS

“La Ciudad y los Perros” está considerada como una de las más importantes novelas del nobel Vargas Llosa. En nuestra lectura, hemos tenido la sensación de que la obra constaba de dos partes, siendo el punto de división la muerte del cadete Arana. 

Nos ha costado conectar con la historia. El autor hace uso del flashback, lo que le obliga a fijar las señales (no decimos que no las haya) que permitan al lector seguir la trama para comprenderla en su conjunto y alcanzar el mensaje que se quiere transmitir, debiendo además de utilizarse con un propósito, y ni en el caso del tema, la acción o el mensaje creemos que aquí aporte más este recurso que en una narración lineal. No podemos saber si la intención es estilística, nuestra dificultad se produce al no lograr mantener la atención pues no encontrábamos interés en la historia: la falta de profundización en personajes convencionales en exceso y de emoción en forma y fondo nos lo impedía. Parecía que de la experiencia del autor tuviera que nacer una novela y no al contrario, y por ello las ideas debían encontrar un encaje, forzando el conjunto. Como resultado, da impresión de artificialidad, sin vida, parece que simplemente nos informa.

Entonces muere Arana. El lector sospecha que ha sido un asesinato. Esperamos que la obra mejore, y mejora un poco. Hasta ahora nos han hablado de amores de infancia y adolescencia y de la rutina en un colegio militar, y no sabemos si el libro trata de eso, de los barrios Lima, del Perú, o de todo ello.

Por último, una reflexión sobre qué transmite esta historia donde no hay héroes, pues Alberto no lo es, Jaguar no lo es, el esclavo no lo es y Gamboa no lo es, ninguno cuenta con la simpatía del lector. El Perú de los 50 era una sociedad machista, clasista, pobre e injusta. Hay un grupo de muchachos en una escuela militar, donde hay dos jerarquías, pues también la hay entre los cadetes. Rige, bajo las apariencias, la brutal Ley de la Selva, y en este entorno cruel no hay lugar para auténticos sentimientos humanos, tan solo para un asomo de ellos; todos se maltratan entre sí. El carpetazo al asesinato del esclavo nos demuestra que es un sistema que sí funciona, pero es un sistema malvado.

Nada más. La novela sabe a poco.

Así es la vida en una academia militar, así debe ser pues no olvidemos que forman soldados. En ese ambiente pueden ocurrir sucesos como el que se narra, nadie es del todo bueno ni se mantiene en su sitio hasta el final asumiendo las consecuencias, todos miran por su interés escudándose tras la defensa de la patria o el ejército, hay corrupción e injusticia y las leyes se aplican de arriba abajo y no al contrario.

Todo esto ya lo sabíamos, y podemos encontrarlo en otras novelas que sí nos gustaron, no encontramos originalidad; quizá escrita de otra forma nos lograse entusiasmar.
3
CLUB DE LECTURA / LECTURA DEL MES - MARZO
« Último mensaje por AdminMiradaGlobal en 25 de Marzo de 2018, 12:32:38 pm »
EL NOMBRE QUE AHORA DIGO

Hay escritores que abordan la creación desde la necesidad de alumbrar personas e historias que habitan y dan forma a su mundo interior, siendo tanta la trascendencia que, diríase, son incapaces de sobrevivir dejándolas en la oscuridad, como sintiéndose responsables de que venzan al olvido, como si de una obligación moral se tratase, intuyendo con temor, quizá, que la pérdida del recuerdo del amor a su gente y su mundo anule su propia identidad. Esta es la sensación que tenemos al leer “El nombre que ahora digo”, del malagueño Antonio Soler.

La lectura de la novela destila un claro aire de autenticidad. Una voz que se identifica como hijo de uno de los protagonistas principales, se entrelaza con la inclusión de las anotaciones tomadas por Gustavo Sintora desde su llegada al destacamento (con el que hará toda la guerra) hasta la caída de Madrid, en unos cuadernos que décadas después llegan a manos del narrador, y en los que destaca la complicada historia de amor de Sintora con una mujer tan peligrosa, que le supone jugarse la vida.

En la guerra hacen grandes negocios los grandes, y también da ocasión de beneficio a oportunistas sin escrúpulos, realmente criminales, y muy especialmente en la confusión en que se desarrolló la nuestra; desde el comienzo vemos que en este pintoresco destacamento algún oscuro chanchullo tiene lugar. En el paso de los personajes por el conflicto no encontramos heroicidad, son personas normales en una situación anormal, atrapados por el monstruo de la guerra como la amante de Sintora lo está por su marido, y pasan por el trámite sin grandilocuencias ideológicas, aunque creyendo firmemente que están en la “trinchera” correcta. Cuando llega el momento, estos soldados casi de opereta luchan con bravura en la más sangrienta batalla, quizá sin destacar en ella pero sí disciplinada y lealmente; algo bastante más verosímil que creer en idealizadas hazañas bélicas. Hasta que llega el final, hay que sobrevivir, hay cuentas que saldar, un joven enamorado necesita encontrar a su amante, una intriga mantiene secretos que deben ser desvelados. El lector deseará ver satisfecha su curiosidad buscando respuesta a estas cuestiones. 

El desarrollo de la acción, que avanza a través de dos voces distintas, más poética la de Sintora, la intriga sobre las actividades secretas de los personajes y el interés que despierta la novela sobre los sucesos finales de la guerra mantienen la tensión hasta las últimas páginas.

Es una gran obra. 
4
CLUB DE LECTURA / LECTURA DEL MES - FEBRERO
« Último mensaje por AdminMiradaGlobal en 27 de Febrero de 2018, 06:17:51 pm »
Hemos elegido como lectura de ficción en febrero “Memorial del Convento” del nobel José Saramago. 

El autor nos introduce en el siglo XVIII portugués utilizando como hilo conductor la construcción faraónica del Monasterio de Mafra. Sin embargo nos ha parecido, de entre la tres cuestiones que plantea en la novela, el enternecedor relato del amor entre Blimunda y Baltasar lo que cala más hondo, puesto que logra convertir su historia en una aventura con mayúsculas que conforma el elemento positivo de esta narración necesariamente oscura, al contar lo que cuenta, al incidir Saramago en lo que incide y, posiblemente, debido a lo que quería transmitir. El Manco y la Visionaria que mira con amargura porque “la amargura es la mirada de los videntes” son felices y para su felicidad solo necesitan tenerse el uno al otro porque “volar no es nada comparado con Blimunda”, y se aman con la intensidad febril del que conoce que toda vida es corta y que son pobres y por ello “sus tribulaciones no se acaban”. Un hombre y una mujer juntos pueden crear su propio mundo con independencia de las circunstancias, a pesar de todo y de todos.

 En “Memorial del Convento” su amor es la parte amable, el elemento equilibrador de la novela, poniendo en labios del lector algo que ponga freno a los sinsabores que supone sumergirse en la injusticia, pues eran tiempos en que se contaba con que Dios existe, un Dios Todopoderoso que permite el reinado del Mal, un Dios aceptado por el pueblo mediante apaleamientos y salmodias. 

Sin ocultar la fealdad, sin vestir La Verdad y como contrapunto nos encontramos con la Iglesia Católica, aunque podríamos aventurar que la dura crítica, implícita en la narración, y conociendo al autor, no es a ésta sino a cualquier religión y a lo que la religión conlleva. La imagen que nos ofrece el escritor portugués es la de un instrumento mantenedor de la ignorancia, y uno de los pilares sobre el que se asienta el edificio de la opresión de una élite de la que el rey es solo el símbolo, elemento representativo de cara a la galería tras la cual gravita y disfruta de privilegios un reducido grupo de personas, tan humanas y mortales como el más miserable de los obreros de Mafra, pues igual muere el infante que un pobre miserable; la vida nos iguala. La Iglesia es la creadora y mantenedora intelectual y espiritual del ideario sobre el que se asienta la Injusticia: el poder de los pocos sobre los muchos, esos muchos “habituados a vivir con poco”. Es la voluntad de Dios, porque we are propiety, se desgañitaba Charles Fort ante la ceguera de sus semejantes, situación que hoy se mantiene de manera suavizada. Debido a esa ceguera continuamos siendo propiedad.

Propiedad de alguien.

Saramago introduce en el argumento el elemento fantástico, cuyo símbolo indiscutible es Blimunda y el máximo exponente la Máquina Voladora. El componente clave para lograr un vuelo que podría identificarse con la libertad, es conseguir atrapar y unir la voluntad que toda persona posee, y en el contexto de la obra quién lo hace es Blimunda. El padre Bartolomeo Lorenzo es un intelectual, y un científico, al servicio del poder, útil mientras lo es, desechable cuando deja de serlo y en una sociedad tan opresiva esto es sinónimo de peligroso, y constituido en amenaza la elite se deshará de él de un plumazo, como de tantos otros. La genialidad es rosa surgiendo del barro, y ese milagro sólo puede contemplarlo el pueblo subyugado desde la distancia: existe la belleza por la gracia de Dios, les dicen, belleza que no comprendéis y que solo podéis admirar desde el barro. La belleza no puede surgir de entre vosotros, solo arriba en el cielo de los poderosos surgen hombres sabios, mujeres clarividentes, si entre ustedes aparecen serán eliminados, violenta, pública, expeditivamente: serán quemados, preferiblemente vivos. Es la locura de los hombres, quizá sea más realista el sueño de volar del padre que emprender con la tecnología de entonces la construcción de Mafra; Saramago nos enseña el precio en muerte y miseria.

El tesoro a proteger es la conservación de la esperanza, porque el Hombre que en su ceguera no aprende, y siente que “las guerras acabadas son como si nunca hubieran ocurrido” niega el valor de su propio sufrimiento, y el final de la historia desliza en una líneas la insinuación de que el pueblo comienza a tomar consciencia de su condición esclava, diciéndonos con ello que hay esperanza.

El final sólo puede ser calificado de bellísimo. Léanlo.

5
CLUB DE LECTURA / LECTURA DEL MES - ENERO
« Último mensaje por AdminMiradaGlobal en 30 de Enero de 2018, 11:05:51 pm »
Comenzamos el año leyendo “La Peste”, de Albert Camus. Nos parece interesante iniciar este artículo con un comentario sobre el lugar donde se sitúa la acción, Orán, recién terminada la Segunda Guerra Mundial. El retrato que contemplamos no es atractivo, la ciudad parece un instrumento del que servirse para comerciar y malvivir, sometida a un clima asfixiante que solo en invierno da respiro, carente belleza y que sus habitantes no aprecian, se diría que es un sitio para sufrir, sin alma. El calor sofocante convierte la existencia en miserable, asfixia la vida, siendo las condiciones tan agresivas que parece que sólo puede aspirarse a la supervivencia, que no se puede alcanzar la felicidad. Podría aventurarse que hay una razón literaria para pintar este cuadro de la ciudad, y sería interesante ahondar en el tema. 

Orán es una alegoría del mundo y en “La Peste” cabe el mundo. El peso intelectual de la obra es tan grande, que más allá de una novela se diría que es una lección moral, un instrumento para pensar la condición humana, la sociedad y el lugar que el hombre ocupa en ella; un libro para despertar. De entre las enseñanzas que se desprenden de la ficción, sobresale una lección de humanidad. La extrema crudeza con que Camus narra las consecuencias y el horror generado por la enfermedad, conduce a los personajes, sensibilizados, a actuar empujados por su lado humano, el dolor de nuestros semejantes nos humaniza y estimula a actuar, y actuar en la peste es luchar, nos sitúa ante la realidad al demostrar que el enemigo está ante nosotros y no hay escapatoria: hay que luchar aunque esa lucha no sea La Respuesta, luchar no significa alcanzar el cielo, puede suponer la pérdida de nuestro particular mundo feliz, una pérdida a la que nos autocondenamos y parece alejarnos de la felicidad. Solo es cierto en apariencia, en su superficie, porque aprendemos que la felicidad son islas que la Providencia nos permite visitar, descansos del guerrero con una cualidad valiosa para el hombre que crece: son reales. Luchar es un deber, como sentir es lo que nos hace humanos, porque en qué se convierten los que aprovechan la peste, los que ignoran el sufrimiento extremo de la víctimas, víctimas, puesto que el autor los nombra como asesinados.

El dolor humaniza de manera natural, y cuando reaccionamos lo hacemos según lo que somos. Se produce una evolución en esta reacción ante la tragedia, en principio los personajes mantienen sus principios y creencias, siendo Paneloux el caso más extremo, pues pasa del sermón de la amenaza y el miedo, del reproche y la condescendencia hacia el rebaño pecador, responsable en última instancia de la peste, pues el buen dios manda el azote divino para hacerles retomar el camino recto, pasa del sermón de la sumisión, al desconcierto vital que lo termina matando; queda clara la postura de la iglesia y la crítica implícita por parte del autor. Rambert quiere huir porque su felicidad radica en su unión con la mujer que ama, cuando huyendo la liberación es imposible: sólo alcanzaremos la libertad enfrentando la peste, y Tarrou, que necesita encontrar la paz interior, asume que en Oran y en ese momento el camino hacia sí mismo se encuentra en su colaboración con Rieux, que sobresale de entre todos ellos: tiene una función que cumplir y un grave problema personal, pero por encima de cualquier cuestión cumple con su obligación. Rieux hace su trabajo, reconoce tener miedo pero asume que todo es secundario ante la enormidad de la peste, no piensa en el dios en quien no cree, no critica la insolidaridad, no juzga, solo hace el Bien.

La peste es la crisis permanente del hombre en el mundo, todo lo abarca lo veamos o no, y actuemos o no, hará caer tarde o temprano el castillo de naipes donde creamos una isla de comodidad que presumimos estable, erróneamente pues la peste nos encarcela y tortura, porque sus caras son la guerra, la opresión, la pobreza y el hambre. Nos obliga a plantearnos la injusticia de la vida, caldo de cultivo del Mal, un adversario temible porque es parte de nosotros, un adversario que nos derrotará si cerramos los ojos, nos adaptamos, malvivimos, y damos la espalda a nuestros semejantes; en otras palabras, no luchamos. Para Camus, no es un cambio en la escala de valores lo que rebaja nuestra humanidad, sino el incumplimiento de nuestro deber moral: luchar contra la peste porque la peste es el Mal y el Mal es La Realidad.

¿Cómo luchar y vencer? Luchamos desterrando la ignorancia, haciendo nuestro oficio como Rieux, o reconociendo que el Mal existe y actuando, como Rambert. Como no hay una isla en la peste y no podemos huir, como eludir el enfrentamiento nos conduce a la destrucción, no podemos evitar un combate al que vamos sabiendo que no podemos vencer, pero comprendiendo que hay una victoria, pírrica, que pasa por tomar conciencia. El Mal, en sus formas de desigualdad, ignorancia, insolidaridad, egoísmo, puede acabar con el hombre: abrid los ojos, grita Camus, ya existe La Bomba, ya se ha asesinado industrialmente, nos amenazan los totalitarismos, y no podemos vencer pero podemos evitar la derrota: el Mal no puede doblegarnos mientras nos opongamos conscientemente a él, lo que paradójicamente lo convierte en una herramienta del Bien, porque sólo hundidos en la desgracia vemos, solo en la desgracia aceptamos y solo ante la adversidad demostramos nuestro auténtico valor, con el que creamos y mantenemos un equilibrio permanentemente inestable que es tabla de salvación, castillo inexpugnable contra el Mal y señal que nos conduce a La Verdad: que el hombre ha sobrevivido y evolucionado a lo largo de la historia encaminándose hacia El Bien.

Debemos permanecer vigilantes y no bajar los brazos, porque la peste permanece latente, nos recuerda Camus, es indestructible y el hombre no lo es, pero es invencible mientras no ceda ante ella.
6
NORMAS DE LOS FOROS (lectura obligada) / Normas del Foro. (lectura obligatoria)
« Último mensaje por AdminMiradaGlobal en 19 de Diciembre de 2017, 08:54:28 pm »
Los foros de Mirada Global, agrupados en este Punto de Encuentro,  son un lugar privado y por tanto con derecho de admisión. Al utilizarlos, usted acepta los siguientes términos sin condiciones; en caso contrario los administradores y/o responsables del sitio harán uso del derecho de admisión, cancelando su cuenta o tomando las medidas oportunas sin explicación previa.

NORMAS DE OBLIGADO CUMPLIMIENTO:


1.1: Respeto y educación. Los usuarios de este foro deben mantener unas normas de conducta apropiadas con el resto de miembros, así como con personas físicas, entidades y/o sociedades. No será tolerada ninguna falta de respeto.

El respeto y la educación también se aplicarán a los nicks, avatares y firmas, estando además terminantemente prohibidos los que inciten a la violencia, racismo, sexismo o guarden relación con motivos políticos y/o religiosos, temáticas éstas que dejamos fuera de estos foros, así como cualquier otra sujeta a crear polémica o malestar en la comunidad.


1.2: Las Firmas y Avatares han de ajustarse a unos máximos de dimensión y peso determinados. Un avatar o una firma gigantesca nos perjudica a todos, especialmente a foreros con conexiones modestas.

Las Firmas podrán presentarse en varios formatos sometidos a los máximos (basados en una resolución de pantalla de 1024x768, la más común) que se muestran a continuación:

    - Modo Texto: En ningún caso deberán superar las 8 líneas en vertical con el tamaño de letras ofrecido de serie por el foro.
    - Sólo imagen/es: La dimensión máxima permitida para la imagen, o la combinación de varias imágenes, es de 500x100 píxeles
      (largo por ancho) y su peso máximo permitido es de 50 KBs.
    - Modo Mixto (Imagen + Texto): Mientras la imagen o combinación de imágenes sean menores en dimensión del máximo permitido
      en el punto anterior (cumpliendo obviamente su límite de peso), se podrán incluir líneas de texto, siempre y cuando la dimensión
       total resultante no supere el equivalente al máximo permitido para firmas "sólo texto"

Los Avatares están limitados por la propia configuración del foro a 10 KBs. de peso y 90x90 píxeles de tamaño.

Cualquier firma o avatar que incumpla alguno de los puntos aquí expuestos o use el código [SPOILER], será editada y presentará una tarjeta de aviso de incumplimiento de normas.

1.3: Colabora a mantener el orden y la claridad del foro:

      - Postea en la sección adecuada a tus problemas.
      - Utiliza la opción Buscar.
      - Evita crear hilos duplicados para un mismo tema
      - No publiques imágenes de una resolución mayor a 800x600 píxeles. Si han de ser mayores, usa thumbnails o miniaturas en su
         lugar para enlazarlas.
      - Procura que tu expresión escrita sea clara; escribiendo de forma organizada, con sentido y de fácil lectura para el resto de
        usuarios.

En caso contrario se podrá proceder al traslado o eliminación correspondiente sin aviso previo y tomar las medidas pertinentes.


1.4: El uso de dos o mas nicks por una misma persona puede suponer la expulsión del foro y/o anulación de nicks.


1.5: Está prohibido postear contenido/links pornográficos y/o serials, warez, links no oficiales (p2p: emule y similares; ftp, etc.), cracks, keygens, cargadores o similares de programas comerciales, así como tratar cualquier medio relacionado con saltar las limitaciones impuestas sobre programas o archivos (pdf, rar, zip... con contraseña) por su creador/propietario. De igual manera está prohibido tratar temas de actos no legales como puede ser decodificación de TV de pago o la difusión de software modificado no legal. El mensaje, incluyendo firmas o avatares, que contenga ese tipo de datos y/o de webs o medios que los proporcionen, será editado y cerrado.

1.6: No se permite postear sobre codificación/modificación/manipulación/creación de hardware o software para saltar medidas impuestas por su creador y/o empresa, ya sean empresas de telecomunicaciones, administradores de redes, operadoras de cable o cualquier empresa o sujeto particular que tenga impuestas las medidas que crean oportunas; esto abarca también manipulaciones maliciosas con el fin de abusar de la garantía.


1.7: El SPAM está prohibido en cualquiera de sus formas.


1.8: Si ves que se te cierra o elimina algún hilo/post, no abras otro para pedir explicaciones; lo mismo es aplicable a las expulsiones de terceros. No se modera sin razones y la explicación está en estas normas. Si aun después de leerlas no lo comprendieras, puedes dirigirte al moderador de la sección correspondiente vía MP.

La valoración sobre los hilos/mensajes que tienen cabida en las distintas secciones se somete al criterio de admin-moderadores. Cualquier hilo/mensaje que se estime que no aporta nada al foro, será eliminado sin mayores explicaciones. Con ésto se intenta evitar la proliferación de "mensajes basura" que desvirtúen el foro y/o enrarezcan el ambiente.

Algunas secciones por su importancia cuentan con normas propias más ampliamente explicadas, las cuales pueden encontrarse al inicio de dichas secciones. Si tienes alguna duda, escribe al moderador de la sección y amablemente te será respondida en el menor plazo posible.

La mensajería privada forma parte del conjunto del foro y le es de aplicación las normas en su totalidad, cualquier uso indebido de este sistema, puede acarrear severas sanciones o incluso la inhabilitación de la cuenta.

Para terminar, tengan presente que la mayoría de prohibiciones vienen marcadas por imperativo legal; es deber del usuario no comprometer al foro con ese tipo de temas, entended que es por el bien del conjunto.
Páginas: [1]